Argentina es uno de los pocos países en los que la educación no mejora con el paso del tiempo. La mitad de nuestros jóvenes no llegan a la escuela media y los que se reciben, apenas obtienen las habilidades básicas que se deben incorporar en esta instancia educativa. La decisión de la UNNOBA de crear una escuela secundaria se inspira en la necesidad de hacer nuestro aporte -no ya solo en el debate, sino a través de la acción- para revertir este proceso de deterioro educativo.

Como contexto de esta crisis, asistimos a discusiones inconducentes en las que los sectores supuestamente “conservadores” proponen cambios y los sectores supuestamente “progresistas” resisten a dichas transformaciones. En el medio quedan nuestras familias y nuestros hijos.

Mirá la nota completa en:

La escuela secundaria de la Universidad, un aporte para mejorar la educación pública